625 RAYAS. Sobredosis de televisión.

ABRIL, PROGRAMAS MIL

Anda, que no se me ocurre mejor momento para abrir un blog sobre televisión que éste. Todas las cadenas están presentando sus nuevas apuestas para este trimestre, el segundo del año y (dicen) el más rentable. Se me acumula el trabajo nada más empezar.

El lunes pasado abría el fuego Telecinco con "Las gafas de Angelino", un espacio  "innovador" para las sobremesas huérfanas de tomates y naúfragos. Empezaron con noticias políticas, bromas telefónicas y por la calle, noticias curiosas, algo de famoseo... Pero el miércoles, después de las audiencias de los dos primeros días, se convertía en "Tomate. El retorno" con un 90% del programa dedicado a la crónica social y a mostrar una y otra vez las imágenes de la actriz Terele Pávez como presunto juguete roto, sentada a la puerta de un banco, charlando con un mendigo y dando una cabezadita. Carmen Alcayde no cabía en sí de gozo. Volvía a escarbar donde había escarbado durante cinco años, pero esta vez acompañada de un guionizado joven gafapastista de escasa vocalización y cierto amaneramiento, en lugar del mítico (es un decir) Jorge Javier.

Ahora, tengo que reconocer que soy fan de Angelino (por cierto, ¿cómo se llamará de verdad? ¿nadie lo sabe? ¿nadie lo va a preguntar? ¿nadie lo va a investigar?). El chico promete. En cuanto deje de estar tan rígido, tan pendiente del guión y tan a merced de Carmen Alcayde, volará solo y volará bien. Bueno, eso si el programa llega a las 10 o 15 ediciones... y no es sustituido por resúmenes de OT de dos horas, tipo "Fama" en Cuatro.

 

También el lunes acababa la primera temporada de "Física o química". Polémica serie que ha dejado "Compañeros" a la altura de una reunión de amigas de Cuca García de Vinuesa. Y por la que han pasado, al mismo tiempo, los mejores y los peores actores de este país. ¿Qué pensarán Joaquín Climent o Nuria González cuando tienen escenas con la mayoría de los chavales, que vocalizan menos que el citado Angelino con un polvorón en la boca?

 

El martes acabó también la enésima temporada de "Los Serrano". Para la próxima, anuncian la incorporación de Lydia Bosch, la actriz que mejor hace de cuñada de los protagonistas de las series en las que interviene. ¿Será que, con ésto, quieren cerrarla definitivamente?

 

El miércoles asistí atónito al estreno de "El juego de la verdad", un programa concurso con un polígrafo invisible, que me parece "lo más" (así, sin ningún adjetivo). Llegué tarde y cuando vi a Emma García en ese plató mezcla entre "El rival más débil" y "Confesiones", y acompañada de una concursante igualita a María José Galera, supuse que estaba ante un gran programa. Y ya, cuando Emma le preguntó a la replicante de la gran hermana si se había hecho pis en una piscina pública cuando ya era adulta, y lo que es peor, cuando ella contestó que sí, no me cupo ninguna duda. Las audiencias del día siguiente me dieron la razón (casi un 30%). A falta de ventiladores, buenos son los polígrafos y el poco pudor de la gente anónima (o de figurantes, ¡qué más dará!).

 

Y el jueves, milagro: otro estreno. Lorena Berdún volvía a La 1 con un programa de entrevistas como los de antes. ¡Hay que ver lo que gesticula esta chica! Antes, como tenía las manos ocupadas con consoladores apenas se le notaba, aunque apuntaba maneras. Ahora se le disparan las manos. De todos modos, ni el decorado ni su vestido ayudaban a que estuviéramos muy pendientes de la conversación. Menos mal que inauguró el programa con Imanol Arias, que antes me parecía un poco coñazo (siempre hablando de que en sus comienzos durmió en el Metro y cosas así) pero que ha mejorado con los años. Ahora habla de otras cosas mucho más interesantes, tiene opinión de todo y además hemos descubierto, gracias a "Balas de plata", que es el mejor imitador de Gracita Morales. Luego vino Pepa Bueno en plan "vamos a promocionarla un poco, que su nuevo programa de las mañanas no acaba de arrancar". En cuanto dijo que era "una viciosa de la política", apagué la tele y me fui a la cama y ahí las dejé a las dos charlando de sus cosas. Desviaciones, las justas.

 

El viernes le tocó el turno a "Réplica", o el "Homozapping según Latre". Me gustó la imitación de Ana Rosa y Màxim, la de Jordi y Gloria en "La noria", un par de gags sueltos y poco más. El programa no da para hora y cuarto. Funcionaría mejor como tira cómica de 20 minutos antes de alguna serie.

Y la semana que viene comienza OT. OT...ra vez lo mismo, me temo. Que si este año va a haber muchas novedades, que qué borde es Risto, que si desafinan más que en otras ediciones, que si os tenéis que emplear a fondo porque hay mucha gente que se ha quedado fuera, que si echo de menos a mi familia... Puffff, qué pereza. Lo veré.

 

 

Comentarios

* Zaam: la hora del café y de la merienda televisivamente hablando tiene engendros terribles. Hay cosas que no entran ni con café...

El café de media tarde no sabe igual si no lo acompañamos de una sabrosa porción de mierda

Añadir un Comentario: